Educadores

Maestro o persona vinculada al proyecto educativo, encargada de acompañar el proceso de crecimiento y maduración de los jóvenes estudiantes.

  1. Actúa de acuerdo a la pedagogía de Marcelino Champagnat, que se inspiró en la propia pedagogía de Dios y del mismo Jesucristo. Como ellos, tiene una propuesta clara y concreta para los jóvenes, que no impone sino que la propone. Como Dios con su pueblo, el asesor hace alianza con el joven, escucha su clamor, camina con él, le da su vida y deja que vaya haciendo su camino con libertad.
  2. Educa acompañando a los jóvenes en la búsqueda y definición de su estilo de vida, aportando principalmente el testimonio de su propia vida.
  3. Es un educador desde la vida y para la vida; tiene una teoría y una práctica nuevas. Acompaña procesos personales y grupales integrando acción, reflexión, convivencia y oración en una propuesta de cambio; da un nuevo sentido al grupo y a las personas, promueve el protagonismo a través de la metodología ver-juzgar-actuar-evaluar-celebrar, desarrolla una pedagogía experiencial, participativa y transformadora.
  4. Compromisos:
    1. Favorecer la experiencia comunitaria del aprendizaje, desarrollando procesos de formación integral crítica y liberadora, partiendo de la realidad personal y social de los jóvenes.
    2. Dedicar especial atención a la formación y al acompañamiento de los jóvenes en funciones de representación y animación.
  • Favorecer un clima de confianza y amistad, educando a los jóvenes en el diálogo y en la vivencia de la fraternidad. Manejar la información de manera ética y profesional.
  1. Promover los diferentes liderazgos, descubriendo y potenciando las aptitudes personales de los jóvenes, y delegando funciones para fomentar el desarrollo de sus capacidades.
  2. Educar a los jóvenes para la organización, ayudándoles a clarificar las funciones que asumen y evaluándolas permanentemente.
  3. Despertar en los jóvenes la sensibilidad y el compromiso hacia los más débiles y empobrecidos.
  • Apoyar su proyección socio-política, acompañándolo desde la acción y brindándole elementos de formación y discernimiento para entender su quehacer socio-político como concreción de su fe cristiana.
  • Velar por que se cumplan las normas de convivencia y el reglamento.
  1. Desarrollar los talentos personales, atender las necesidades de formación profesional y personal en función del proyecto personal y del proyecto educativo del BAI.

Asistir y participar activamente en las asambleas que se convoquen para la reflexión y construcción colectiva del caminar: planeación anual, seguimiento, evaluación y sistematización; para darle continuidad a los procesos, programas y proyectos; así como a las de recreación y convivencia.